Portada Antonio Morales


lunes 19 / 06 / 2023 Gran Canaria

El pasado jueves, Augusto Hidalgo por el Partido Socialista y yo en nombre de Nueva Canarias, firmamos el acuerdo para gobernar el Cabildo de Gran Canaria durante los próximos 4 años. Con el nombre de “Pacto por Gran Canaria. Cuidando Gran Canaria, hacia un futuro sostenible” se trata del tercer acuerdo consecutivo que se firma […]


Pacto por Gran Canaria

Pacto por Gran Canaria

El pasado jueves, Augusto Hidalgo por el Partido Socialista y yo en nombre de Nueva Canarias, firmamos el acuerdo para gobernar el Cabildo de Gran Canaria durante los próximos 4 años. Con el nombre de “Pacto por Gran Canaria. Cuidando Gran Canaria, hacia un futuro sostenible” se trata del tercer acuerdo consecutivo que se firma en la institución entre ambas fuerzas, lo que nos sitúa ante el mayor periodo de estabilidad, progreso y desarrollo que ha vivido la isla en su historia democrática.

Los resultados electorales del pasado 28 de mayo nos invitan a conformar un nuevo gobierno estable entre dos organizaciones políticas progresistas. Este nuevo gobierno priorizará la transformación de la isla y la defensa de los intereses comunes de nuestra gente durante este mandato de 2023 a 2027.

Tenemos un compromiso con el modelo de isla que la ciudadanía ha respaldado en las últimas elecciones en las se ha renovado la confianza en el Gobierno de la isla para completar proyectos ya iniciados, para avanzar en nuevos compromisos sociales y para ganar un futuro sostenible.

En los últimos ocho años hemos transitado hacia una isla más verde, más soberana, más cohesionada socialmente, con más recursos culturales y patrimoniales y con mayor proyección internacional. Somos referencia en transición energética, en creación de empleo, en políticas sociales, en conservación del territorio, en diversificación de la economía, en el progreso de la economía azul, en economía circular…

En estos tiempos de incertidumbres democráticas y crisis económicas, el Cabildo de Gran Canaria ha jugado y quiere seguir jugando un papel clave de cercanía y sensibilidad con las grancanarias y grancanarios que han padecido o siguen sufriendo condiciones muy duras en su vida o en su actividad laboral o económica.

Durante este tiempo hemos garantizado estabilidad política, cercanía y agilidad para responder a las enormes inseguridades y desafíos de nuestra población. Hemos dedicado especial atención a los problemas reales de nuestra gente sin distraernos en asuntos secundarios o turbios y hemos asumido nuestra responsabilidad en la defensa de los intereses de Gran Canaria sin obediencias o dependencias partidistas. Esta experiencia nos acredita para ganar los retos programados en el mandato que ahora iniciamos.

Una seña de identidad de este nuevo gobierno insular tiene que seguir siendo la colaboración estrecha con los 21 municipios de Gran Canaria y con la sociedad civil organizada en torno a las pymes, los sindicatos y el tercer sector. En resumen, con el conjunto de la ciudadanía grancanaria. Las grandes decisiones deben tomarse desde el consenso y la prioridad del interés general.

Ante los cambios políticos que se están produciendo en Canarias estaremos atentos a la defensa de los derechos de Gran Canaria para evitar olvidos y desequilibrios. Nos mantendremos vigilantes para impedir retrocesos en los avances sociales alcanzados. Nos opondremos a todas aquellas políticas que profundicen en la desigualdad y el cuestionamiento de los servicios públicos universales que garantizan la equidad social en un Estado de Derecho.

Queremos involucrar a todos y todas las grancanarias en nuestra acción de gobierno, porque su futuro, su bienestar, su calidad de vida y empleo dependen de un trabajo compartido. Necesitamos contar con su apoyo, su confianza y su compromiso para seguir siendo el vehículo que abra el camino y dé paso a ese deseo colectivo de ir construyendo una ecoísla.

El mundo está en un momento de cambio y agitación que nos afecta. No nos podemos quedar impasibles ante sus efectos y amenazas. Las diferentes crisis están poniendo en cuestión nuestra prosperidad, la acción climática y la democracia.

Pero estamos a tiempo de ponerle freno y remediarlo. Es muy importante, por tanto, no solo la fortaleza económica sino también la redistribución de la riqueza, la reducción de las tensiones sociales en tiempos de cambios vertiginosos y la confianza en nuestra democracia.

Este gobierno insular que ahora se conforma será contundente en la defensa de los valores democráticos y en la denuncia de todas las acciones y propuestas que la extrema derecha pretende extender para reducir nuestras libertades y los derechos colectivos.

Estos retos son inmensos, interrelacionados y exigentes en su simultaneidad. Darán forma a la isla y a su sociedad durante mucho tiempo. Si gestionamos bien estos cambios también ofrecerán grandes oportunidades. Es tarea de este Gobierno insular dar impulso político y orientación a las dinámicas sociales y económicas necesarias para aprovechar estos desafíos.

Queremos potenciar el mayor de los consensos sobre la utilización de los recursos para reducir el impacto del actual modelo de desarrollo en la isla. Haremos hincapié en combatir el cambio climático mediante la reducción de emisiones, la transición energética justa y la inversión y el empleo verdes. Se trata de equilibrar los factores económicos, sociales y medioambientales que fundamentan un desarrollo sostenible para así garantizar la mejora  del nivel de vida de todas las generaciones.

Para todo ello hemos estructurado un programa en 16 ejes estratégicos -“firmes en la defensa de los intereses de Gran Canaria”- que agrupan los principales retos a afrontar en estos cuatro años. Estos ejes son la lucha contra las desigualdades y la promoción de políticas de atención a las personas; el desarrollo de la ecoisla y la lucha contra el cambio climático; el fortalecimiento  del empleo, el desarrollo y la diversificación económica y la isla del conocimiento, la investigación y la innovación. Una Gran Canaria descarbonizada, igualitaria e inclusiva. Una isla con soberanía alimentaria, que conserve y valore su territorio y promueva el desarrollo del turismo sostenible. Una ecoísla de la cultura y el deporte y de oportunidades para todos y todas. Una isla con viviendas asequibles, solidaria, con servicios públicos bien gestionados y de referencia en valores democráticos y participativos.

Sin duda, un acuerdo ambicioso a la altura de la confianza que 170.937 grancanarios y grancanarias depositaron en los dos partidos que lo firmamos. Un acuerdo por Gran Canaria que aspira a seguir cuidando la isla y a vislumbrar un futuro sostenible para sus gentes.