Buenas vibraciones en FITUR

La Feria Internacional de Turismo FITUR, en Madrid, es una oportunidad que aprovechamos todos los años para evaluar la situación del turismo en Gran Canaria porque nos permite disponer de datos y comparativas actualizadas. Es la primera cita del año para el sector y una de las referencias a nivel mundial. Nos podemos hacer una idea de su importancia por los números del año pasado: 10.487 empresas de 165 países y/o regiones, 142.642 profesionales y 110.848 visitantes de público general estuvieron presentes en la Feria. Llegamos este año a FITUR con buenas noticias sobre el turismo peninsular en Gran Canaria, que ha experimentado un aumento de más de un 12%, superando los 600.000 visitantes. También hemos podido confirmar que de los 105 mil turistas alemanes perdidos estamos en la senda de recuperar 90 mil.

El turismo español tiene una importancia crucial para el archipiélago. Permite desestacionalizar los flujos de visitantes, compensando el descenso en las llegadas de alemanes, ingleses, escandinavos etc. que se produce en los meses de invierno. Además por evidente cercanía, no solo geográfica sino cultural, es un sector más propenso a determinadas actividades relacionadas con la gastronomía, el turismo activo y deportivo y con la cultura (conciertos, festivales de música…) En FITUR de hecho se presentaron dos de estos eventos, que están viviendo en la isla un extraordinario repunte.

El dato también es especialmente importante dado que vivimos un momento complejo para la actividad turística. La quiebra de Thomas Cook se unió al cierre de las bases de Ryanair en las islas así como a la crisis de varias compañías “low-cost” (como Monarch o Air Berlín) y también Norwegian lo que perjudicó la conectividad aérea de Canarias. Además, el escenario internacional exige una atención permanente por si hay variaciones significativas. Los dos principales países de los que proceden los turistas que visitan el archipiélago se enfrentan a turbulencias políticas y económicas. La victoria de Boris Johnson en el Reino Unido aboca al país a una salida inminente de la Unión Europea llena de interrogantes y Alemania esquivó por poco la recesión, aunque su crecimiento se sitúa en un débil 0,1%.

Pero a nivel estatal también afrontamos algunos riesgos que deben ser tenidos en cuenta ya que España precede a Inglaterra y Alemania como principal país de procedencia de los turistas que vienen a Canarias. El aumento del 75% del descuento a residentes parece haber sido aprovechado por las compañías aéreas para aumentar los precios, produciéndose un encarecimiento de los vuelos entre la Península y Canarias que podría lastrar al turismo nacional. Por otra parte la fusión entre Iberia y Air Europa puede provocar que el grupo IAG (Iberia+AirNostrum+Vueling) maneje el 70% del mercado de conexiones aéreas entre Canarias y el resto de España y cerca del 88% si añadimos la segunda compañía. Existe un evidente riesgo de que utilicen esta situación monopolística para aumentar los precios.

En este escenario, las citas como la de FITUR cobran una especial relevancia para abordar los retos que afronta nuestro principal sector económico. Desde el Cabildo de Gran Canaria nos hemos volcado apoyando y estando presentes en el Foro de Turismo de Maspalomas, el Congreso Nacional de Turismo Activo que se celebró en Gran Canaria y por supuesto en la ITB de Berlín, por citar algunos ejemplos. Espacios privilegiados de colaboración público privada para avanzar hacia un modelo turístico beneficioso para el conjunto de la población.

La presencia en este tipo de eventos forma parte de la estrategia que el Cabildo de Gran Canaria siguió, desde un primer momento para intentar atajar las consecuencias de las situaciones sobrevenidas. Se actuó de manera rápida y coordinada entre las diversas administraciones y el sector privado en el caso de Thomas Cook. Desde el Patronato de Turismo de Gran Canaria hemos invertido 450.000 euros en 2019 para reforzar e incrementar la conectividad aérea de la isla mediante un total de diez convenios con nueve aerolíneas para la promoción del destino en España, Portugal, Francia, Italia, Reino Unido, Alemania, Finlandia, Suecia, Austria y Hungría.

Gracias a eso la isla cuenta con nuevas frecuencias y rutas para este invierno que incrementarán las cifras de turistas a través de compañías como Vueling, Binter (que está haciendo un esfuerzo muy especial) Corendon, Norwegian, Ryanair, Smartwings o Tui Fly que conectan Gran Canaria con Holanda, Islandia, Suecia, Dinamarca, Reino Unido, Alemania, Polonia y Península. Pronto se unirá también Swiss Air según ha confirmado en Fitur al Patronato de Turismo. Y es gracias en gran parte a ese trabajo que se ha conseguido recuperar el 90% de las plazas aéreas que se perdieron por la quiebra del touroperador británico.

Ese esfuerzo también se ha traducido en que hasta noviembre, como expliqué al inicio del artículo, hemos recibido un total de 607.951 turistas nacionales, un 12,16% más que en el mismo período de 2018. En términos absolutos Gran Canaria ha ganado 65.912 clientes, lo que supone el mayor aumento de toda Canarias. 2019 será el récord histórico de turismo nacional con toda probabilidad. También hemos conseguido que en términos absolutos aumente el gasto de esos clientes en igual proporción. El peso específico del turismo nacional en la Isla ha crecido sobremanera, puesto que genera ya el 12% del gasto total hasta septiembre y supone el 15,8% de los turistas hasta noviembre. Las previsiones de crecimiento para el verano son de un 6% también.

Con respecto a la conectividad, 2019 fue un año récord en las conexiones entre Gran Canaria y la Península: en torno a 1,5 millones de pasajeros viajaron a la Isla desde el resto de España, un 6% más que en 2018. Las previsiones para el verano de 2020 indican un crecimiento reducido de la capacidad aérea con el resto de España (+0,3%), tras un verano de 2019 récord, a pesar de las reducciones de Ryanair y Norwegian y de la pérdida de plazas con Madrid, pero si excluimos de la comparativa la conexión con la capital de España, las conexiones crecen un 5% con el resto de España.  Contamos con 21 vuelos directos a la Isla este verano, con las novedades de Vitoria, Pamplona, Murcia y Zaragoza.

El auge del turismo peninsular está sirviendo para compensar la pérdida de turistas extranjeros como consecuencia de las circunstancias mencionadas al principio de este artículo. Pero el aumento de las cifras de ese mercado no debe hacernos olvidar que el gran reto que tiene el turismo en Gran Canaria y en Canarias es el avance hacia la sostenibilidad. No podemos tener un modelo basado única y exclusivamente en “contar turistas” muchas veces a costa de bajar los precios hasta niveles que comprometen la calidad del destino y las condiciones de trabajo de las y los trabajadores del sector.

La conciencia medioambiental como consecuencia de la “emergencia climática” está avanzando en toda Europa y el turismo, una actividad con un altísimo impacto en términos de consumo de energía y recursos no va a quedarse al margen. Tenemos que ser capaces de asociar la marca Canarias y Gran Canaria a la sostenibilidad y la lucha contra el cambio climático, adaptándonos y anticipándonos a las demandas de los visitantes, ofreciéndoles maneras de compensar su huella ecológica. Sin ir más lejos, la compañía Seaside, quiere que uno de los dos nuevos hoteles que abrirá en Pasito Blanco sea el primer establecimiento hotelero del mundo “sin plásticos” lo que marcaría un importante hito.

Tenemos que buscar maneras de aumentar el gasto por turista en destino ofertando experiencias de alto valor añadido que puedan ser proporcionadas por actores económicos locales  que estén vinculadas al medio ambiente, lo cual implica un amplio abanico de actividades, desde la gastronomía vinculada al producto local que ha sido reconocida recientemente en la guía Michelin, hasta actividades acuáticas de bajo impacto, o incluso implicando a los turistas en acciones de conservación del medio y lucha contra el cambio climático como, por ejemplo, reforestaciones.

Otro de los retos de futuro pasa por dar un salto cualitativo y convertirnos en un destino turístico inteligente. Las tecnologías de la información y la comunicación, aportarán sistemas de predicción, redes colaborativas, toma de decisiones más sólidas, herramientas de seguimiento, gestión, así como promoción y comercialización. El turismo digital nos obliga a interactuar con nuestros turistas y a conocerlos mejor para adaptar nuestra oferta a sus expectativas. Esto también supone una vía preferente para la oferta de actividades innovadoras y menos contaminantes.

En definitiva, la edición de FITUR 2020 es una de las más importantes de las últimas décadas ya que se produce en un momento de profundos cambios en las tendencias y bastantes incertidumbres por cuestiones que no solo están relacionadas con el sector turístico. No obstante hemos acudido a la Feria con los deberes hechos especialmente en lo que se refiere al turismo nacional, ya que a pesar del cierre por la crisis de algunas compañías hemos aumentado la conectividad con la península y se han abierto nuevas rutas.

Tendremos que seguir profundizando en la diversificación del propio modelo turístico, buscando nuevos mercados, aumentando el tiempo de estancia media y el gasto en destino, innovando y desarrollando actividades que nos sitúen como referencia mundial de la sostenibilidad en el turismo. Estamos en un momento de cambio en el que las decisiones que tomemos pueden ser decisivas para definir el modelo turístico de las islas en las próximas décadas. La buena noticia es que estamos dando pasos en la dirección correcta y que hay una voluntad mayoritaria para seguir avanzando.

Ahora sí, San Bartolomé de Tirajana

Una iniciativa tan sencilla como instalar un alumbrado navideño en distintas zonas de San Bartolomé de Tirajana consiguió concitar una enorme satisfacción en la ciudadanía del municipio. En los residentes y en los que visitaban la zona turística en esa época del año. Algo tan simple consiguió generar –por inhabitual- un sentimiento de pertenencia, de comunidad, en una localidad que, por estar excesivamente orientada al turismo, durante años no ha ofrecido a sus habitantes los servicios adecuados y la calidad de vida que merecen.

La ausencia continuada de alumbrado navideño en el municipio no era sino la visibilización de un gobierno municipal que actuaba de espaldas a la ciudadanía y que solo pretendía dar respuestas a determinados intereses enquistados. Unos servicios sociales paupérrimos, su desinterés por dotar a la zona de una residencia de mayores, la ausencia de mantenimiento de las infraestructuras públicas (véase el Anexo II o el Mercado Municipal ahora cerrado), una pobre programación cultural, entre otras cosas,  son algunos de los indicadores de su desidia a la hora de afrontar las necesidades reales del municipio.

Pero la incapacidad manifiesta iba más allá. Los presupuestos municipales del 2019 no se aprobaron mientras gobernaron, el Plan General de Ordenación nunca se llevó a término. Aquí les interesaba más, probablemente, la ausencia de normas para tomar decisiones urbanísticas caprichosas. Las sentencias en contra del Ayuntamiento se acumularon con un coste superior a los 50 millones de euros, dejaron como herencia más de 15 millones en facturas sin abonar,  300 expedientes de urbanismo sin resolver y 20 expedientes de inversiones paralizados, no realizaron ninguna oferta pública de empleo en ocho años… La empresa Lopesan denunció en múltiples ocasiones que se le impedía desarrollar actuaciones por más de mil millones. Los nuevos quioscos para las playas permanecieron cuatro años en una nave alquilada por la incapacidad para resolver la autorización de Costas…

La sentencia del TSJC con respecto a Siam Park resume de manera expresa la forma de actuar del anterior alcalde, Marco Aurelio Pérez, cuando algo no responde a sus intereses. La Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Canarias, en sentencia del 29 de octubre del año que acaba de concluir, constató, a raíz de una denuncia del grupo Loro Parque, que la actuación del ayuntamiento había sido una mezcla de “inacción, entorpecimiento y mala fe” en la tramitación de la licencia para instalar el parque acuático Siam Park. Y luego públicamente culpaba al Cabildo de Gran Canaria para tapar su única responsabilidad.

La historia del Parque Tony Gallardo es otro exponente claro de esta manera de actuar. El Tony Gallardo es un espacio situado dentro de la Reserva Natural de las Dunas de Maspalomas que se encontraba en un considerable estado de deterioro. Por ello el Cabildo de Gran Canaria propuso un ambicioso proyecto de restauración ambiental y reforma de este espacio ubicado en el corazón de la zona turística. En lugar de poner facilidades para esta importante acción, el Ayuntamiento de San Bartolomé de Tirajana, propietario del suelo, se negó a facilitarnos la autorización para el uso del terreno hasta que no se garantizara la gestión posterior del Parque, al mismo tiempo que se desvinculaba absolutamente de dicha gestión, en una actitud abiertamente obstruccionista. El mejor ejemplo es que en tan solo 5 meses ya se ha alcanzado un acuerdo para la gestión del espacio entre el nuevo gobierno municipal y el Cabildo.

Y este fue el talante predominante del anterior alcalde del municipio con el Cabildo de Gran Canaria en los últimos cuatro años. Se dedicó en cuerpo y alma a atacar al Cabildo, a su presidente, a frenar el desarrollo del Consorcio Turístico y a obviar un trabajo coordinado. Generó una confrontación absolutamente gratuita, sesgada, partidista e irresponsable. No le importaba el desarrollo del municipio y del turismo en la isla. Su obsesión era rentabilizar el enfrentamiento para postularse como candidato al Cabildo por el PP o por quién más le ofreciera. Se dejó querer con CC durante algún tiempo, también.

Apenas transcurridos cinco meses desde las últimas elecciones en las que la ciudadanía desalojó del gobierno municipal a Agrupación de Vecinos (con el mes de agosto por medio) la situación ha cambiado notablemente. Después de 10 años de sequía, sin que se realizara alguna inversión privada en el sector hotelero en el municipio, la semana pasada el Grupo Seaside obtuvo una licencia para la construcción de dos hoteles de lujo y súper lujo que supondrán una inversión de unos 200 millones de euros y la creación de unos 550 puestos de trabajo directos sin contar los que se generen durante la construcción. Además el hotel Gran Lujo surge con la voluntad de ser referente a nivel mundial de sostenibilidad ya que los arquitectos y diseñadores están trabajando para conseguir el primer hotel sin plásticos.

El Parque Tony Gallardo, que será inaugurado el día 30 de enero, surge como una propuesta innovadora que combina medio ambiente y cultura. De una parte se crea un jardín de interés botánico de sitio que recrea la secuencia entre el bosque termófilo de fondo de barranco y la vegetación propia del litoral. Asimismo el parque también servirá para conocer, contemplar y divulgar la obra de Tony Gallardo, uno de nuestros artistas de vanguardia más relevantes, gracias a una excelente colaboración con la familia. Como expliqué anteriormente, tras casi un año sin acuerdo, en tan solo unos meses el Ayuntamiento de San Bartolomé de Tirajana y el Cabildo de Gran Canaria se han puesto de acuerdo para su reapertura. El consistorio local asumirá la gestión del espacio y la institución insular aportará 100.000 euros anuales destinados a ese fin.

Otro hito relevante son los nuevos quioscos de la playa, que tras años guardados en un almacén ya han obtenido el permiso de Costas y se empezaran a instalar en las primeras semanas de febrero, renovando los actuales, vetustos, que dañan la imagen de un enclave único en Europa. Igualmente, ya se han iniciado los trámites para dotar de un nuevo gerente al Consorcio Turístico y potenciar este instrumento fundamental para el desarrollo de la zona turística más importante de la isla desde el consenso y la acción coordinada de todas las instituciones implicadas, la única manera de garantizar la sostenibilidad de las actuaciones.

Con el Siam Park se está actuando decididamente, incluso afrontando una actuación singular del Gobierno de España a la que no ha sido ajena posiblemente ese entramado político-empresarial empeñado en frenar una infraestructura que vendría a completar y mejorar la oferta de ocio de la localidad turística más importante de España, como ya se hizo con la instalación del Circo del Sol en Meloneras.

Y todo esto además coordinando la mayoría de estas actuaciones con el Cabildo de Gran Canaria que ya ha mostrado a su alcaldesa, Concepción Narváez, a su primer teniente de alcalde, Samuel Henríquez y al gobierno municipal, su voluntad para colaborar en sacar adelante el nuevo Mercado Municipal, la Residencia de Mayores, el Anexo II, Todo Playa, la rehabilitación de las infraestructuras turísticas públicas a través del Consorcio y todas las actuaciones que redunden en la  calidad de la oferta turística y la mejora de la calidad de vida de las personas que viven y trabajan en el municipio.

Es así como hay que afrontar los riesgos a los que se puede ver sometido el desarrollo turístico de Gran Canaria. Propiciando el diálogo, el consenso, el trabajo compartido. Nunca el enfrentamiento interesado y gratuito. No debe ser tan difícil entender que el interés general requiere de políticas y esfuerzos coordinados. Salvo que el objetivo y las prioridades sean otras y estén muy alejadas de las necesidades de las personas.

He comentado en varias ocasiones en mis artículos que creo que en estos momentos existe en Gran Canaria una voluntad social mayoritaria en favor de un nuevo modelo de desarrollo más justo, sostenible e igualitario y que esta voluntad se ha reflejado en la mayoría de las instituciones de la isla. San Bartolomé de Tirajana es un municipio de una enorme importancia estratégica, ya que se trata de la localidad más turística de toda España, y era grave que se quedara al margen de esa voluntad general de progreso. Pero eso ha cambiado y lo hemos visto en tan solo 5 meses. Ahora sí, San Bartolomé de Tirajana tiene un ayuntamiento con un proyecto de progreso y mejora para todas las personas que viven, trabajan y visitan  este municipio con unos valores únicos. El Cabildo de Gran Canaria es un aliado decidido de este cambio.

Un gobierno de progreso para España

El pasado martes, día 7 de enero, asistimos a un momento que podemos calificar, sin lugar a dudas, como histórico. El Congreso de los Diputados invistió a Pedro Sánchez como presidente del Gobierno de España, en una votación muy ajustada, y después de meses de provisionalidad, con la suma de distintas fuerzas progresistas. De esta manera se da paso al primer ejecutivo de coalición de la historia constitucional de España y a la primera ocasión en la que los dos partidos mayoritarios de la izquierda española formarán parte del Consejo de Gobierno.

El próximo gobierno sienta varios precedentes relevantes que deberían inaugurar un nuevo tiempo de acuerdos, más en consonancia con el actual sistema pluripartidista y la pluralidad política y social del Estado español. A nivel autonómico, insular y local hay una amplia y positiva experiencia de gobiernos de coalición. Sin ir más lejos en el Cabildo de Gran Canaria hemos reeditado el acuerdo tripartito que en 2015 firmamos entre Nueva Canarias, Partido Socialista y Podemos, que recoge la voluntad de la mayoría social de Gran Canaria y que considero que ha sido muy positivo para la isla.

Este nuevo gobierno viene precedido de un lamentable y peligroso espectáculo de la derecha, tanto fuera como dentro del Congreso de los Diputados. Comportándose como ultras totalitarios han llevado a cabo una campaña de presión antidemocrática cercana al acoso que ha incluido insultos, amenazas, pintadas en sedes de partidos, llamadas a los móviles de los diputados y diputadas incitando al transfuguismo, miles de correos, gritos e intento de boicot a la sesión de investidura. Miembros de VOX han llegado incluso a invocar un alzamiento contra el gobierno legítimamente constituido y el diputado de Teruel Existe tuvo que pasar la noche del 6 al 7 de enero en una ubicación desconocida por seguridad. No tengo palabras para definir esta situación más propia de regímenes autoritarios que de democracias consolidadas.

Además de los dos partidos que conforman la coalición, el gobierno estará apoyado parlamentariamente por una variada representación de fuerzas territoriales y las llamadas nacionalistas periféricas, entre las que está Nueva Canarias, que han mostrado mucha más altura de miras y compromiso con la gobernabilidad que quienes se llenan la boca con la defensa y la unidad de España. Al estar apoyado por Nueva Canarias, el BNG, Compromís, Teruel Existe, PNV, etc. éste será un ejecutivo que tendrá que reconocer necesariamente la diversidad estatal y el carácter plurinacional de España, aspectos en muchas ocasiones relegados por las fuerzas estatales. Desgraciadamente, el voto de  Coalición Canaria no sirvió a las necesidades de Canarias, sino al interés de ATI de reagrupar el voto conservador en las islas donde ha perdido el  poder, desde luego su posición dista bastante de los principios de progreso, igualdad, justicia y soberanía que deberían guiar a un proyecto nacionalista útil para Canarias.

Aunque los ciudadanos y ciudadanas progresistas estamos contentos por el entendimiento de las izquierdas y el fin de una etapa de interinidad y desgobierno, lo cierto es que el nuevo gobierno se enfrenta a un escenario muy complejo en el que tendrá por delante el reto de revertir más de una década de recortes sociales y de asfixia de las administraciones autonómicas, insulares y locales que son las que gestionan la mayor parte del Estado del bienestar. También a la responsabilidad de no frustrar las esperanzas creadas.

El contenido del pacto PSOE-Podemos “Coalición progresista: un nuevo acuerdo para España” apunta hacia la dirección de recuperar esta “década perdida” protagonizada por las políticas neoliberales. Incluye la derogación de la reforma laboral y una mayor protección de los trabajadores, así como una subida de impuestos a las rentas más altas para intentar mejorar la progresividad del sistema tributario en España. El gobierno también se compromete a regular el precio de los alquileres y la creación de un parque público de vivienda, así como a eliminar los copagos o a una regulación más estricta de las casas de apuestas.

El texto recoge la aprobación de una ley de cambio climático y transición energética que se plantea como objetivo que el 100% de la generación eléctrica sea renovable en 2050. La igualdad entre hombres y mujeres tiene un carácter transversal y se aprobará una ley específica contra las violencias sexuales, a frenar la trata y explotación de las mujeres. Otro de los compromisos en favor de la igualdad de oportunidades son los planes para frenar la despoblación de la llamada España Vaciada, y la actualización del Estado Autonómico para mejorar su cohesión y eficiencia.

Hay muchísimas más medidas, pero es precisamente la cuestión territorial una de las más espinosas de las que deberá responder el gobierno. Canarias necesita con urgencia un nuevo sistema de financiación autonómica que el PSOE se ha comprometido a aprobar en 8 meses. Canarias, durante muchos años la Comunidad Autónoma peor financiada del Estado, se juega mucho en esta negociación y en general en esta legislatura y ya el diputado de Nueva Canarias supeditó el apoyo a la investidura al establecimiento de una agenda canaria y el respeto a las singularidades del archipiélago, como el REF, el Estatuto de Autonomía y el carácter de Región Ultraperiférica de la UE.

¿En qué consistiría esa agenda canaria? En primer lugar, como acabo de explicar, en garantizar una correcta financiación situando a Canarias en la media del resto de comunidades autónomas sin computar los recursos del Régimen Económico y Fiscal así como su pleno desarrollo como forma de garantizar la cohesión social, económica y territorial. Eso incluye un Plan integral de Empleo para las islas, más becas para el estudio, fondos para paliar la pobreza mientras esté por encima de la media estatal y un plan estratégico de turismo. Asimismo hay que garantizar la movilidad con el descuento del 75% (revisando los abusos de las compañías aéreas), ayudas para el agua, la quinta libertad aérea (que permitiría a Canarias convertirse en una plataforma tricontinental) y el fomento de la I+D+i. El gobierno debe comprometerse asimismo a cumplir el convenio de carreteras pagando la deuda acumulada desde 2006 hasta 2017.

Pero el nacionalismo canario progresista también está comprometido con el progreso del conjunto del Estado, y con el avance de los derechos sociales y civiles del conjunto de la ciudadanía. Por ello también reclama al gobierno la modificación de la regla de gasto para permitir a las instituciones autonómicas, insulares y locales la adecuada atención de las necesidades de la población. Por último aboga por un ejecutivo comprometido con la Agenda 2030 de desarrollo sostenible, la defensa de unas pensiones dignas y de una educación y sanidad públicas y de calidad, la lucha contra el cambio climático y el combate contra la brecha de género y la LGTBIfobia.

Tenemos que ser cautos y mesurados. El gobierno de coalición que sale de la investidura del 7 de enero está sustentado en una exigua mayoría que tendrá que pactar con un gran número de interlocutores y que se enfrenta a una de las tesituras más complejas de la historia reciente de España. Pero no podemos ocultar nuestra satisfacción porque este gobierno también implica la derrota de los discursos de odio, de los que no reconocen el carácter  plurinacional del Estado español, de los que abogan por el mantenimiento de los privilegios de los que más tienen. Como presidente del Cabildo de Gran Canaria al frente de un gobierno de coalición progresista me alegro profundamente de contar con un Gobierno de España afín que debe ayudarnos a consolidar nuestro proyecto ecosocial para Canarias. Qué pena que lo conseguido el día 7 de enero no se hubiese hecho mucho antes. Nos hubiésemos ahorrado muchos sinsabores y el avance de la extrema derecha.

Unas cuentas para seguir avanzando

El pasado viernes aprobamos en el Pleno del Cabildo de Gran Canaria los primeros presupuestos del segundo mandato del gobierno progresista de la isla. No son unas cuentas más sino que suponen un avance de la consolidación del proyecto de transformación económica, social y medioambiental que iniciamos en 2015. Se dice que la aprobación de los presupuestos es el acto institucional más trascendente y es cierto. La definición de prioridades y los compromisos financieros expresan claramente la voluntad de acción del grupo de gobierno.

Nuestro Cabildo ha estado marcado por la provisionalidad de los proyectos políticos ya que desde los años noventa ninguna mayoría ha conseguido continuar el proyecto de gobierno y por tanto tampoco ningún presidente ha repetido en el cargo. Somos conscientes de la confianza que la ciudadanía de Gran Canaria nos ha brindado para poder seguir desarrollando todas las iniciativas y líneas de trabajo iniciadas hace cuatro años y estamos seguros que esa estabilidad está teniendo un efecto muy positivo para la continuidad de los grandes proyectos en marcha. 

Cuatro años no son suficientes para implementar un proyecto de cambio que busca revertir las tendencias que nos han estancado durante décadas y que, desde el realismo y la humildad, quiere sentar las bases para avanzar hacia una isla sostenible, igualitaria, justa e innovadora. Por otra parte, frente al modelo de los grandes proyectos estrella, con mucho coste y dudosa rentabilidad social, nuestra filosofía implica la realización de una “constelación” de proyectos transformadores, quizás no tan visibles pero estrechamente vinculados a la mejora de la vida de las personas de Gran Canaria. Y eso implica planificación y trabajo conjunto con los ayuntamientos y la sociedad civil, un proceso más lento pero que garantiza la sostenibilidad futura de las actuaciones.

Los principios que nos han guiado en la elaboración de estas cuentas son los que constituyen los pilares del modelo de ecoisla: la lucha contra el desempleo (el gran problema estructural de la economía canaria) a través de la promoción de un desarrollo económico innovador y sostenible, la lucha contra la desigualdad económica y de género, el fomento de la soberanía alimentaria y energética y la protección del medio ambiente y la lucha contra el cambio climático.

Para el año 2020 contaremos con 820 millones de euros a los que se sumarán, a lo largo del ejercicio presupuestario, 40 millones del Fondo de Desarrollo de Canarias (20 millones aportados por el Gobierno de Canarias y otros 20 con fondos propios del Cabildo) más 15 millones en compensación por las competencias que el Gobierno de Canarias ha ido cediendo a los cabildos insulares. Así que, en total, la cifra real del presupuesto ascenderá a  875 millones de euros.

Destinaremos a la inversión, como motor de activación económica y empleo, un total de 124,5 millones de euros. Supone un 15% del total del presupuesto. Esta cantidad se suma a las acciones realizadas en el mandato anterior y a la planificación plurianual que nos acercan a los 1.000 millones programados en el “Plan Transforma Gran Canaria”. Supone el mayor esfuerzo inversor de la historia del Cabildo.

Este esfuerzo no sería posible sin la colaboración entre el Cabildo de Gran Canaria y el Gobierno de Canarias y los ayuntamientos. La acción coordinada y transversal entre todas las consejerías y por supuesto con el asesoramiento de los y las excelentes profesionales con los que contamos en la institución. Esperamos que todo ello se traduzca en una mejora del empleo y en la dinamización económica en un momento en el que debemos volver a reactivar la economía.

Una cuarta parte del gasto total se va a destinar a las políticas sociales y a la provisión de servicios públicos básicos, que contarán con 205 millones. Es más, pese a que se ha producido este año una disminución de los ingresos financieros como consecuencia de la amortización de una emisión de deuda pública de 53 millones, el presupuesto de la Consejería de Política Social se va a ver incrementado en un 7%. Si sumamos esa cantidad a los 207 destinados a actuaciones de carácter económico vemos que el Cabildo va a destinar la mitad del dinero a luchar contra la pobreza, el paro y a respaldar a quienes más lo necesitan, así como a generar economía productiva innovadora, azul, circular e inteligente. Esa vocación social del presupuesto también se refleja en los 15 millones para la creación de plazas sociosanitarias, una de las grandes necesidades que tiene la isla.

El impulso al crecimiento de la ecoisla se concreta en centenares de acciones que impulsan la soberanía energética, el apoyo al sector primario, agrícola y ganadero, a la reforestación, al cuidado de nuestro territorio, a la revitalización de la cumbre. En esa misma dirección avanzaremos en la depuración de aguas y en el control de vertidos invirtiendo diez millones para la construcción de un emisario para las aguas depuradas pionero en Canarias en la estación depuradora de Guía-Gáldar que permitirá entre otras cosas reabrir la Playa de Bocabarranco. Continuaremos con los trabajos de regeneración del entorno de las carreteras GC-1 y la GC-2, acciones que tienen el objetivo de darle un vuelco al paisaje de la principal arteria y primera imagen de la isla que tienen nuestros visitantes.

Es destacable asimismo la ampliación de la Institución Ferial de Canarias que, junto con la finalización de la construcción de los nuevos platós de cine, va a transformar Infecar radicalmente convirtiéndose en uno de los polos de desarrollo e innovación económica más importantes del archipiélago y en referente del nuevo modelo económico que impulsamos desde la institución insular.

La principal noticia de 2019 para Gran Canaria fue sin duda la declaración de Risco Caído y los Espacios Sagrados de Montaña como Patrimonio Mundial de la Humanidad. Ya he escrito en varias ocasiones sobre la histórica importancia de este reconocimiento, pero ahora toca si cabe la parte más difícil, la gestión de ese espacio para que su conservación redunde en la mejora de las condiciones de vida y las rentas de los y las habitantes de la cumbre y medianías altas. Para ello hemos reservado 3,5 millones de euros de las cuentas de 2019 para la creación del Instituto de Gestión Integral del Patrimonio Mundial y La Reserva de la Biosfera de Gran Canaria (ambas distinciones afectan prácticamente al mismo territorio).

La creación de este organismo público va a marcar un antes y un después en el modelo de gestión de nuestro patrimonio natural y etnográfico ya que por primera vez se podrá trabajar de manera transversal la conservación tanto medioambiental como de patrimonio histórico, el desarrollo económico de la zona, el turismo y la promoción cultural.  Este esfuerzo por la promoción de la cultura también se verá reflejado en el esperado Museo de Bellas Artes, que contará con 2,5 millones de euros para culminación de la rehabilitación del antiguo Hospital de San Martín, que lo albergará. Su apertura completará junto con el casco histórico artístico de Vegueta y el resto de instituciones culturales de la zona, uno de los conjuntos museísticos y artísticos más impresionantes y completos que se pueden encontrar en España.

En 2020 continuaremos impulsando los compromisos y programas que ya están en marcha. Seguiremos siendo una de las pocas instituciones del país que cumple con el objetivo de destinar el 0,7% del presupuesto a la cooperación al desarrollo.  Otra iniciativa pionera,  el céntimo verde, estará dotado de 4,5 millones para proseguir con los trabajos de reforestación con los que se plantan unos 150.000 árboles al año. Casi 7 millones y medio de euros se dedicarán a la lucha contra la violencia machista y la promoción de la igualdad entre hombres y mujeres, casi un 10% más que en 2019. Las políticas de soberanía alimentaria para la promoción de los productos km.0 tendrán 47 millones y otros 121 serán para la mejora de nuestras carreteras, infraestructuras, transportes y movilidad.

Son centenares las acciones contenidas en el presupuesto del año que viene y sería inabarcable explicarlas todas en un artículo de opinión. A lo largo del año iremos informado sobre las principales líneas de actuación, obras y proyectos licitados y acabados y en general continuaremos con la intensa labor que caracteriza a una institución cercana y dinamizadora como queremos que sea el Cabildo de Gran Canaria.  Las citadas son solo algunas de las principales líneas de trabajo que esbozan o ejemplifican el modelo ecosocial que queremos implantar en la isla.

A tiempo para entrar en el año nuevo con un presupuesto aprobado, algo importante para la seguridad jurídica y financiera de nuestra sociedad, Gran Canaria cuenta con un presupuesto que responde a la voluntad de la mayoría social de la isla. El primer presupuesto de una nueva etapa que no obstante supone la continuidad y la consolidación de las líneas de trabajo que tan buen resultado han dado durante los pasados cuatro años. Unas cuentas con una innegable vocación social y medioambiental, que fijan la generación de empleo como prioridad absoluta y que están centradas en los proyectos sociales, medioambientales y de economía productiva sostenible. Son las cuentas necesarias para una acción de gobierno que huye de los grandes titulares y las macro infraestructuras para impulsar miles de iniciativas transformadoras que suponen una mejora en la vida cotidiana de la mayoría de nuestra gente, en colaboración con los agentes sociales y empresariales. En definitiva, unos presupuestos pensados en la justicia social, en la protección medioambiental y en un desarrollo económico perdurable e integrador que no deje a nadie atrás.